Cómo solucionar problemas de congelación en Windows 11

by admin

No hay nada más frustrante que tener su computadora congelada sin previo aviso o explicación. Desafortunadamente, los usuarios de PC seguramente se encontrarán con este problema en un momento u otro. Puede ser el resultado de varias razones, y la solución puede no ser evidente al principio.

Los sistemas operativos más nuevos son propensos a sufrir problemas como este, y Windows 11 no es una excepción. Si está buscando una solución para una PC con Windows 11 que se bloquea mucho, o si las aplicaciones individuales siguen sin responder. Has venido al lugar correcto. Estas son las posibles causas y soluciones al problema de congelación de Windows 11.


Cómo reparar rápidamente una aplicación o sistema congelado en Windows 11

Si un programa en Windows 11 se bloquea, o si todo el sistema operativo se detiene repentinamente, hay algunos trucos que puede hacer para que todo vuelva a funcionar. Tenga en cuenta que estas son soluciones rápidas y no resolverán el problema subyacente que está causando el problema de congelación.

1. Inicie el Administrador de tareas para aplicaciones congeladas

Esto funciona si una aplicación está congelada, pero su sistema sigue respondiendo. Para iniciar el Administrador de tareas, presione Ctrl + Alt + Supr en tu teclado. Esto abrirá un menú con Administrador de tareas como una de las opciones. Iniciar el Administrador de tareas debería obligarlo a salir de esa aplicación y permitirle finalizar la tarea. Simplemente haga clic derecho en la aplicación que desea cerrar y presione Tarea final.


2. Cerrar sesión para arreglar un administrador de tareas que no responde

Si la aplicación no responde y tiene una pantalla congelada después de abrir el Administrador de tareas, puede cerrar la sesión. Usar Ctrl + Alt + Supr para abrir el mismo menú que antes, pero seleccione cerrar sesión. Esto cerrará cualquier aplicación en ejecución por la fuerza y ​​le devolverá el control.

3. Forzar un apagado para un sistema completamente bloqueado

Este es un proceso poco saludable para su sistema, por lo que no querrá adquirir este hábito. Primero debe probar otros métodos para forzar el cierre de programas sin el Administrador de tareas. Si eso no funciona, mantenga presionado el botón de encendido de su computadora hasta que vea una pantalla en blanco. Luego, haga clic en el botón de encendido nuevamente para iniciar su sistema. Esto debería remediar temporalmente la pantalla congelada.

Soluciones a largo plazo para un problema de congelación de Windows 11

Los remedios rápidos pueden sacarlo de un aprieto, pero no evitarán que el problema vuelva a ocurrir. La mejor manera de solucionar el problema es identificar qué podría estar causándolo. Aquí hay algunas causas posibles y sus soluciones.

1. Cambiar la resolución de la pantalla

Puede que esto no parezca un problema inicialmente, pero vale la pena señalar que Windows 11 tiene requisitos de hardware diferentes a los de su predecesor. Su resolución actual puede haber estado bien antes, pero dependiendo de su hardware de gráficos, puede estar causando que su sistema se bloquee.

Así es como puede cambiar la resolución de su pantalla.

  1. Abra la configuración de Windows
  2. Seleccione Sistema > Monitor
  3. Puede cambiar la resolución de su pantalla en el Resolución de pantalla submenú.

Pruebe algunas resoluciones diferentes para ver si alguna de ellas resuelve el problema de congelación. De lo contrario, puede probar las correcciones comunes de resolución de pantalla de Windows.

2. Actualice los controladores de su GPU

Es importante mantener actualizados todos los controladores de pantalla. Los controladores obsoletos podrían interactuar negativamente con Windows 11 y hacer que su sistema se congele. Como tal, hemos detallado los pasos que puede seguir para actualizar sus controladores.


  1. Haga clic con el botón derecho en el icono de Windows y abra Administrador de dispositivos.
  2. Desplácese hacia abajo hasta el submenú etiquetado Adaptadores de pantalla.
  3. Aquí verá una lista de los procesadores de gráficos que se ejecutan actualmente en su sistema.
  4. Haga clic derecho en el dispositivo y seleccione Actualizar controlador.

Actualice todos los controladores de pantalla para estar seguro.

Para tarjetas gráficas dedicadas, es mejor buscar el controlador más reciente en su sitio web. Así es como puede actualizar los controladores de su tarjeta gráfica Nvidia en Windows. También puede actualizar los controladores de la tarjeta gráfica AMD en Windows.

3. Ajuste la memoria virtual

La falta de recursos de memoria es una causa común de problemas de congelación en cualquier sistema. Por ejemplo, podría estar ejecutando tareas que su sistema no puede seguir. En un caso como este, es importante asegurarse de que su memoria virtual esté configurada en el valor correcto. Aquí está cómo hacerlo.

  1. Abra la configuración de su sistema.
  2. Escribe Actuación en la barra de búsqueda y espera a que aparezcan las opciones.
  3. Seleccione Ajustar la apariencia y el rendimiento de Windows.
  4. los Opciones de desempeño aparecerá el menú. Entonces, bajo el Avanzado submenú, haga clic en Cambio.
  5. los Memoria virtual aparecerá el menú. Asegúrese de que la memoria asignada actualmente coincida o sea superior a la memoria recomendada.

Tener el tamaño del archivo de paginación por debajo del valor recomendado podría estar causando los problemas de congelación que está experimentando. En consecuencia, ajustar esta cifra adecuadamente resolvería su problema de congelación.

4. Ejecute un escaneo SFC

Si sus problemas de congelamiento comenzaron repentinamente después de una actualización, podría haber dañado algunos archivos esenciales. Puede solucionar este problema ejecutando un escaneo SFC. Este proceso verificará los archivos de su sistema y corregirá cualquier falla que pueda detectar. Aquí se explica cómo ejecutar el escaneo.

  1. Haga clic en el botón Inicio y escriba cmd.
  2. Haga clic derecho en Símbolo del sistema y ejecutarlo como administrador.
  3. Escribe sfc /escanear ahora y golpear Ingresar en tu teclado.

Este proceso puede llevar un tiempo y no debe interrumpirse. También puede lograr esto configurando un acceso directo de escaneo de archivos para Windows 11.

5. Borrar archivos temporales

Los procesos cotidianos del sistema generan archivos temporales. Desafortunadamente, uno de estos archivos puede estar dañado y podría estar causando que su sistema se congele y se bloquee. Afortunadamente, puede eliminar esta posibilidad borrando sus archivos temporales, y así es como se hace.

  1. Abra su Configuración de Windows.
  2. Seleccione Sistema
  3. Navegar a la Almacenamiento submenú.
  4. Seleccione Archivos temporales.
  5. Asegúrese de que todos los archivos temporales relevantes estén seleccionados, luego haga clic en Eliminar archivos.
  6. Reinicie su sistema.

Este método debería eliminar todos los archivos innecesarios. También puede probar otras formas de eliminar archivos temporales en Windows 11.

6. Compruebe si hay problemas de RAM

La RAM defectuosa podría ser otra razón por la que su PC con Windows se congela con frecuencia. Nuestra guía sobre los signos y síntomas de una memoria RAM moribunda cubre las principales formas de detectar una memoria RAM defectuosa, incluidos algunos análisis de diagnóstico que puede probar.

Si es demasiado complicado, puede llevar fácilmente su PC a un técnico de confianza para que la evalúe.

7. Restablecer Windows 11 a los valores predeterminados de fábrica

Si ninguna de las soluciones anteriores soluciona su problema, puede intentar hacer borrón y cuenta nueva. Restablecer su sistema debe ser el último recurso, ya que hacer una copia de seguridad de todos sus archivos importantes puede ser mucho trabajo.

Si quieres probarlo, así es como:

  1. Abra Configuración de Windows y seleccione Recuperación sobre el Sistema pestaña.
  2. En el Recuperación menú, elige Restablecer PC.
  3. Elija si prefiere conservar sus archivos o eliminar todo, luego siga las instrucciones en pantalla para restablecer su PC con éxito.

Este proceso puede demorar entre unos minutos y algunas horas, según las especificaciones de su sistema, así que asegúrese de tener suficiente tiempo para hacerlo.

Conocer el problema es la mitad de la solución

Los bloqueos repentinos del sistema pueden ser inconvenientes y es importante identificar el problema lo antes posible. Verificar cada posibilidad puede ser un proceso engorroso, pero le ahorrará mucho a largo plazo.

El extenuante proceso de solución de problemas vale la pena para que Windows 11 funcione de la mejor manera posible en su sistema al final del día.

Pcenter – #Cómo #solucionar #problemas #congelación #Windows

También le puede interesar

Leave a Comment