Revisión de la última sesión de Freud: Anthony Hopkins se dispara, la filosofía fracasa

por admin

Pocas obras de ficción histórica han tenido una premisa tan imaginativa y, al mismo tiempo, una ejecución tan aburrida y mediocre. La última sesión de Freud pone a un par de actores poderosos, Anthony Hopkins y Matthew Goode, en la piel de dos reconocidas figuras de la vida real, Sigmund Freud y CS Lewis, mientras participan en un debate teológico. Pero la conversación resultante, basada en la obra del mismo nombre de Mark St. Germain (quien coescribió el guión con el director Matthew Brown), provocaría risas en un club de filosofía de la escuela secundaria. A pesar del calibre de sus intérpretes (especialmente Hopkins, que se encuentra en la fase más fascinante de su carrera con obras como El padre y Una vida — La película de Brown es un completo fracaso.

Desagradable y poco atractiva desde el principio, la película (al igual que la obra y el libro en el que se basa) imagina un encuentro ficticio entre el gigante psicoanalítico Freud (Hopkins) y el autor y teólogo Lewis (Goode), quien luego escribiría The Crónicas de Narnia. Su conversación, cortesía de una invitación de Freud, se desarrolla el día de la entrada de Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial, un trasfondo que debería imbuir su debate con un sentido de ominosa urgencia, pero sólo sirve para crear un breve desvío hacia un refugio antiaéreo cerca de La casa de Freud en Londres. Tras abandonar la Austria controlada por los nazis, el cascarrabias analista vive con su hija Anna (Liv Lisa Fries), una profesora, e inventa excusas para no pasar tiempo con su novia, Dorothy Burlingham (Jodi Balfour), aunque no admite su malestar con su relación.

Inicialmente, la película tiene los ingredientes de un drama intrigante, sobre una figura paradójica cuyo controvertido trabajo muchos consideraron sexualmente revolucionario, pero que no puede superar sus propios complejos. Pero la idea queda relegada a una subtrama fugaz en el mejor de los casos, contada a través de flashbacks ocasionales entre Freud y Anna, quienes comparten muy poco de los 108 minutos de duración de la película (recortados de aproximadamente dos horas desde su estreno en el AFI Fest). La idea de que Freud tenga en cuenta su malestar se entromete ocasionalmente en su conversación con Lewis, pero nunca toma forma del todo.

Su conversación, sin embargo, nunca es lo suficientemente atractiva como para justificar esta omisión, y parece plagada desde el principio. Lewis no tiene idea de por qué Freud podría haberlo invitado (lo adivina, pero es incorrecto) y Freud nunca muestra ninguna razón concreta para querer conversar con el compañero de Oxford más allá de la vaga noción de investigación religiosa. Lewis es cristiano, mientras que Freud es un judío ateo, pero esto por sí solo se posiciona como el mecanismo que impulsa a ambos hombres a hacerse preguntas mutuamente. O más bien, llevar a Freud a incitar desagradablemente a la fe de Lewis, como un niño que acaba de descubrir el ateísmo.

Lewis apenas habla ni replica al principio, mientras Freud entabla lo que parece la primera conversación sobre el cristianismo que ha tenido. Incluso verbaliza el milenario trilema epicúreo (“Si Dios es incapaz de prevenir el mal, entonces no es todopoderoso”, etc.) como un medio para rechazar la existencia de una deidad benévola, aunque la investigación teológica de la película es tan lamentablemente incompleto que ni siquiera le permite a Lewis un atisbo de la réplica a esto por lo que era conocido (el trilema apologético). Cualesquiera que sean las opiniones de los cineastas sobre la religión, La última sesión de Freud Ofrece a sus personajes una lamentable falta de perspectiva y convicción y, por lo tanto, cualquier motivo para participar en esta conversación en primer lugar.

Si bien la película tiene un nivel intrincado de diseño (la casa de Freud está repleta de libros y baratijas que estimulan numerosas secuencias de conversación), ese mismo ojo para los detalles nunca se aplica a sus curiosidades intelectuales. Hopkins y Goode, por lo tanto, cargan con material en gran medida vacío, pero son artistas tan experimentados que de todos modos hacen una comida con él, forzando significado y subtexto donde ninguno parece existir en la página o en la realización de la película.

Goode, por ejemplo, inyecta a la falta de convicción de Lewis un toque silenciosamente misericordioso, como si se negara a participar por lástima de un viejo y amargado maestro que se encuentra al final de su cuerda, a pesar de que el texto le atribuye esto a que él descubrió las ideas de Freud. impulso al debate. Puede que no tenga nada interesante que decir sobre la divinidad cristiana, pero la encarna.

Hopkins, mientras tanto, es maravilloso de observar en cada momento, entre la risa sardónica que acompaña a Freud entre pensamientos, la venenosa entrega de algunas de sus inquisiciones y la forma en que cada transición conversacional va acompañada de breves pero reconocibles latidos en el rostro del profesor. . Sus pausas llenas de contenido convierten los puntos de la trama en pensamientos casi tangibles, prácticamente subtitulados para nuestra comprensión, de una manera que sólo Hopkins puede hacer. Siempre está pensando, lo que lo convierte en un actor magistral.

Los momentos entre palabras son cautivadores, pero las palabras en sí son tontas y la película se compone principalmente de palabras. Incluso cuando su enfoque visual se inspira en los recuerdos de la infancia de ambos personajes, estas escenas terminan siendo visualmente aburridas y conceptualmente literales. Nunca son más que representaciones de lo que se está hablando en cada momento. Freud intenta profundizar en la infancia de Lewis y hace observaciones básicas, detrás de las cuales parece esconderse una verdad más compleja sobre su fe y su desgarradora experiencia en la Primera Guerra Mundial, pero es una verdad que la película ni siquiera aborda como una pregunta. mucho menos una respuesta.

No hay ningún misterio en La última sesión de Freud, y sin sensación de dinamismo visual en ninguna escena. Los colores están descoloridos, pero nunca lo suficientemente sombríos como para evocar los horrores de la Segunda Guerra Mundial que se avecinan (a pesar de que Freud los presagió con una anécdota verbal sobre la ausencia de Dios en una tragedia pasada), y la cámara y el bloqueo rara vez funcionan para crear una relación física entre Freud y Lewis, ya sea como adversarios que se persiguen o como amigos reacios que se acercan cada vez más. Quizás haya un momento de expresión visual que no se base en un diálogo banal: Lewis experimenta un shock repentino y Freud intuye su pasado en el campo de batalla en el proceso, pero esto también termina explicado y reexplicado con palabras.

Realmente no sale nada de esto. Nada sale de lo que ninguno de los dos dice. Todo es ruido: toda ira desapasionada dando vueltas en círculos, capturada por una cámara que parece reacia a detenerse en los tremendos talentos de Hopkins y Goode, quienes hacen todo lo posible para rescatar La última sesión de Freud de si mismo. Desgraciadamente, sus intentos son en vano, ya que Lewis termina sin nada que se parezca a una visión o perspectiva real, y en el proceso, Freud termina discutiendo consigo mismo. Los títulos finales mencionan que, en los días previos a la Segunda Guerra Mundial, Freud se reunió con un catedrático de Oxford, cuya identidad se desconoce. Es mejor; la película podría haber nombrado al personaje de Goode, John Doe, y poco habría cambiado.

La última sesión de Freud se estrena en salas limitadas el 22 de diciembre.

Síguenos en YouTube: @PCenterES

También le puede interesar

Deja un comentario

Por favor, permite que se muestren anuncios en nuestro sitio web

Parece que estás usando un bloqueador de anuncios. Dependemos de la publicidad para financiar nuestro sitio web.